Consejos prácticos para la depresión

on

No encontraba la razón por la que las personas se deprimen o se decepcionan.

Se necesita un temple de acero y una fuerza de voluntad enorme para poder sobrellevar cualquier obstáculo que se te presente. Mucho más si se trata de algo que en realidad te importaba. Escribo estas líneas de texto para ayudarte, y ayudarme, cuando sea que lo necesitemos.

  • Sé que suena muy frío, pero no hay ninguna razón para estar triste. Está demás echarse culpas o pensar que todo acabo. No hace falta darle vueltas al asunto por un malentendido o una tontería.
  • Es una falsedad que la única solución sea algo tan drástico como el suicidio.
  • Todo por una simple razón.

Somos polvo de estrellas.

  • La manera en que los sistemas planetarios se forman es por un proceso donde una estrella nace cuando una nube molecular colapsa. Cuando la nueva estrella se forma, existen muchas partículas de gas y polvo gravitando alrededor de la misma. Con el tiempo, ese polvo se acumula para crear cuerpos celestes más grandes.
  • Tuvieron que pasar muchos años para que ese polvo eventualmente se convirtiera en ti.
  • Habiendo millones de galaxias en el universo, con una infinidad de posibilidades en lo que pudo haber pasado, estás viendo esto en una pantalla.

¡Eres polvo de estrellas! Siéntete especial por estar en donde estás.

  • A pesar de que hay más de 7 mil millones de habitantes en la Tierra de diferentes tamaños, edades, razas y colores, estás aquí y ahora viviendo tu momento.
  • A pesar de que haya alguien más fuerte, guapo(a) o hábil que tú, estás aquí y ahora viviendo tu momento.
  • A pesar de todos los problemas por los que estés pasando, la eventualidad de que te convirtieras en persona, a raíz de polvo de estrellas, es verdadera.
  • Y digo eventualidad porque no creo que sea coincidencia que estemos aquí sólo porque así sucedió.
  • Somos únicos. Tú, yo y cada una de las personas que conoces. Sin importar tus circunstancias, Dios te eligió para ser ese polvo de estrella que habite en la Tierra.
  • Tu vida es muy corta como para desperdiciarla con lo mismo de siempre, con una depresión o viviendo una mentira.
  • Sin importar el problema en el que estés o la situación penosa que te sucedió, no pasa nada. Hay cosas que ocultamos por la pena que nos da que otros se enteren. Puede ser que conectaste tu computadora al proyector de la clase y, en un instante, salió una ventana con obscenidades. O tu caso está en que tu pareja te cortó y ya no sabes qué será de tu vida. Está bien que pase eso.

Todo pasará con el tiempo.

  • Una de los himnos más solemnes en la iglesia católica menciona que fue necesario el pecado de Adán. Fue una feliz culpa que nos encaminó a algo mejor: La muerte y resurrección de Jesús por nuestros pecados. La moraleja aquí reside en que no importa la magnitud de tu error, situación o problema. Con el tiempo habrá cosas mejores para ti.
  • Lo que estás pasando es un pequeño bache. Un accidente que debía de ocurrir. Es importante que no te quedes estancado. Impúlsate para pasar esta situación.
  • Aprende a callar tu mente y a no hacer suposiciones. Sólo empeora las cosas.
  • Sería más triste que en tu lecho de muerto te encuentres lleno de remordimientos por la inactividad. Está cabrón vencer la apatía en los momentos de tristeza.
  • Sé que con el tiempo vas a tener otra mentalidad. Pero si quieres darle fast forward, platica tus problemas con los que más confianza tengas.
  • Nadie puede estar triste cuando escucha una samba. Todo lo de una samba está muy relacionado a vivir la vida alegre. Desde los instrumentos hasta la letra. Ésta es mi favorita y aquí puedes escuchar un playlist de Spotify con mis preferidas.
  • Finalmente, y aunque suene trillado, hay personas que se preocupan por ti. Un abrazo, un halago o un consejo seguramente harán que te sientas mejor. No hagas una estupidez por confundir tus sentimientos.

Hace tiempo empecé esta publicación. Nunca la había terminado. Lo inicié sin tener una idea de lo que era estar verdaderamente triste, decepcionado. Está demás decirte cómo es que lo terminé.

Estoy muy bien. Gracias. No hace falta preocuparse.

Me ayudó escribir este ensayo. Espero que también a ti te sirva para los momentos difíciles de tu vida.