Graduarse de la universidad no es la gran cosa

on

Uno de los errores más grandes que veo en muchos de mis amigos es que creen que graduarse de la universidad es un gran logro.

Probablemente tu caso sea diferente y te partiste el lomo durante más de 5 años para pagar tu propia carrera.

Probablemente te esforzaste bastante para poder llegar al nivel intelectual necesario para pasar las materias.

Probablemente hayas pasado por un momento difícil en tu vida personal y tu graduación sea un respiro de relajación para lo que has vivido.

Pero si tus papás te pagaron la universidad, tuviste a muchas personas apoyándote en todo este proceso y viviste con ninguna inconveniencia e incomodidad, permíteme decirte que graduarse de la universidad no es la gran cosa.

Hace unos 60 o 70 años, era más que seguro que alguien con un título universitario tendría un puesto importante y de renombre en donde sea que trabaje. Sin embargo, los tiempos han cambiado y es común ver a personas en sus medianos veintes con títulos universitarios y promedios muy altos pero cero experiencias laborales.

Pensar que finalmente graduarse es de lo mejor que te ha pasado en la vida es ser mediocre.

No importa tu promedio ni cuál fue tu materia favorita si no te graduaste con un arsenal de proyectos y logros verdaderos. Logros que hayan desafiado la persona que eres y te hayan puesto en el radar de personas inspiradoras. No importa nada de lo que hayas hecho durante esos 4, 5 o más años si nunca llegaste a sentir un cansancio extenuante cuando terminó tu día lleno de actividades.

Un verdadero logro es recaudar bastante dinero para una actividad escolar o una asociación externa.

Un verdadero logro es conocer en persona a Bill Gates, o a alguien que te inspire.

Un verdadero logro es lanzar la próxima red social que destrone a lo que se encuentra ahora.

Si otras personas han podido hacerlo, ¿por qué tú no?

Para cualquier papá es más que un orgullo ver a sus hijos graduándose. Tantos años de esfuerzo se ven culminados en ese gran momento en que te entregan tu título profesional.

Para ti no debería de serlo. Para ti, graduarse es sólo un proceso burocrático que entre más rápido termine mejor. Así tendrás más oportunidad de enfocarte en hacer más cosas. Acepta los halagos y felicitaciones durante ese tiempo, pero ten siempre en mente lo que quieres lograr de tu vida.

Mi receta para empezar a hacer muchas cosas se resume en tres puntos muy sencillos de seguir. Tres consejos de microondas, listos para que los apliques en tu vida:

  1. Deja de ver memes.
  2. Deja de seguir a personas que publican contenido basura en Facebook.
  3. Deja de pensar que tu título es la única razón por la que te deberían de contratar.

De ahí en adelante ya no te puedo asegurar más. Lo que si te aseguro es que estarás más enfocado en lo que quieres lograr.