Prueba de concepto

on

Digamos que estás saliendo de la prepa y quieres estudiar literatura, algo fuera de lo ordinario. Probablemente tus papás dirán que estás loco por querer tener una carrera profesional en algo donde “pagan poco”.

Antes de hacer el salto, ¿Estás seguro de tu decisión?

Los demás te cuestionarán por qué quieres eso cuando hay mejores carreras universitarias. Es normal que lo hagan especialmente a un joven como tú. Lo que quieren saber es que tú estás completamente seguro.

¿Cómo puedes lograr esa seguridad?

Haz una prueba de concepto.

Si dices que te gusta tanto la literatura, escribe mucho sobre los temas que más te gusten y publícalos. Lee a los autores más destacados de tu época favorita. Sé el experto en ortografía de tu casa.

Si quieres dedicarte a la filosofía, lee a (más) famosos filósofos. Medita y practica el estoicismo. Adéntrate en lo que dice la Biblia.

Si te gustaría ser el mejor bailarín de la siguiente década, toma clases de baile en todos los géneros que conozcas. Graba vídeos instruccionales, súbelos a YouTube y compártelos. Da clases gratis en tu casa de lo que ya sabes hacer.

Con una prueba de concepto podrás lograr que tú, y los que te rodean, estén seguros de lo que quieres lograr. Originalmente se aplica la prueba de concepto para negocios, ingeniería y demás. Con una prueba de concepto también puedes convencerte sobre tus objetivos y metas.

¿Cómo usarás la prueba de concepto en tu vida?